Un ratito nada más…

Lo más importante para hacer cualquier cosa es empezar, y también es lo más difícil. Pero una vez que hemos empezado, la misma inercia que nos dificulta empezar es la que nos mantiene en marcha. Esta es la base de muchos métodos para mejorar la productividad, como el método Pomodoro.

6332067642_362db22359
Imagen de AndyRobertsPhotos

La idea, como tantas veces, es muy simple: consiste en trabajar durante 25 minutos medidos con un reloj (por ejemplo, un reloj de cocina de los que tienen forma de tomate –pomodoro-). Cuando acaben esos 25 minutos, descansaremos durante 5, también medidos con el reloj. Y volvemos a repetir, 25 y 5 hasta completar 4 tramos largos, después de los cuales descansaremos 15. Con esto conseguimos varias cosas:

  • No cuesta tanto empezar, sabiendo que pararemos y tomaremos un descanso cada poco tiempo.
  • El reloj nos avisa de cuándo descansar, así que nos podemos concentrar en la tarea.
  • Parece que descansamos muy a menudo, pero si hacemos cuentas, trabajamos 100 minutos por cada 30 de descanso. Además, a medida que avanzamos con las tareas, la propia concentración puede hacer que acortemos esos descansos, o que los retrasemos hasta terminar lo que tenemos entre manos.

Por supuesto, la técnica tiene copyright y toda una montaña de marketing detrás, pero es lo suficientemente simple para probarla; especialmente recomendada para esos días de puente en los que no apetece hacer nada 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s