Papel y lápiz

Todos los que nos dedicamos a algún tipo de trabajo tecnológico tenemos debilidad por las herramientas informáticas: siempre hay alguna aplicación del móvil para hacer lo que sea, incluyendo tomar apuntes o gestionar listas de tareas. Pero hay algo especialmente agradable en hacer las cosas a la vieja usanza, con papel y lápiz, o por lo menos usarlo para complementar a la informática. En este post, mis herramientas de batalla, y un par de notas mentales sobre cómo usarlas.

Para apuntar

Aquí me dejo llevar por la moda y opto por una moleskine, aunque no tengo ninguna razón de peso que lo justifique. Eso sí, mejor el modelo de tapa blanda. Aunque he probado modelos en blanco, y con cuadros, me quedo con el de renglones. Por cierto, mucho más baratas en Amazon.

Para escribir

Tengo cierta filia por las plumas estilográficas, aunque no tengo un estilo de escritura particularmente bueno (ni me sobra el dinero para ir coleccionando montblancs). Así que la opción perfecta es esta Lamy logo: ligera, asequible y con tecnología alemana 🙂

06_logo_FH_eng

Qué apuntar

En un principio todo; pero ahora que los móviles tienen mucha más capacidad para manejar recordatorios, alertas y búsquedas, la libreta guarda esta información:

  • Revisiones diarias: resulta más completo apuntar a medida que revisamos mentalmente el día o la semana… digamos que meter al cerebro en el “modo escritura” hace que se relaje.
  • Recordatorios: por ejemplo, cosas para revisar en el trabajo al día siguiente.
  • Varios: aunque se pueden tomar notas en el móvil, aún me resulta más agradable escribirlo que teclearlo.

El método

Este sería un apartado en permanente construcción, porque ha ido dando vueltas en los últimos tiempos; la idea es seguir un sistema que permita recuperar información de forma fácil y que no suponga mayor trabajo que escribir la nota (no tiene sentido estar más tiempo catalogando lo que escribimos que escribiéndolo). Después de unas cuantas vueltas, ahora mismo el sistema se resume en estas líneas maestras:

    • Salvo que tengamos un título claro del apunte, dejar una o dos filas libres por encima. Esto permite titularlo a posteriori sin hacer chapuzas.
    • Debajo del título, si es necesario, incluir una raya para separar (en mi caso el título suele ir en mayúsculas, así que no suele haber problema).
    • En el renglón del título, a la izquierda, siempre debe aparecer la fecha.
    • En el renglón del título, a la derecha, pueden aparecer iconos para indicar el tipo de apunte. Los de la imagen de abajo serían respectivamente Recordatorio, Revisión o Apuntes varios. Los iconos también pueden aparecer en el margen izquierdo en cualquier línea del apunte.

Untitled-1

  • Opcionalmente, los recordatorios pueden incluir una casilla de verificación (para ver si los hemos cumplido o no).
  • Al final del apunte, dos rayas para separar del próximo apunte.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s