Trabajo en equipo, trabajo en solitario

Al igual que ciertos escritores, que hablan de sus libros como seres vivos que evolucionan en direcciones insospechadas, este blog se adentra en las turbias aguas de la psicología sin que su autor sea totalmente consciente… espero que sepáis perdonar la digresión.

Hace poco he terminado de leer Quiet: The Power of Introverts in a World That Can’t Stop Talking, de Susan Cain, una lectura muy interesante para cualquiera que se considere introvertido (como es el caso). El libro detalla los distintos condicionantes psicológicos e incluso fisiológicos que hacen que las personas tiendan a la introversión o la extroversión, y señala las cualidades positivas de la primera, a pesar de que siempre se haya considerado un estigma social. Aunque el libro tiene algún rastro poco disimulado de manual de auto-ayuda, alguna de las tesis que presenta resultan muy interesantes, por cuestionar planteamientos y situaciones universalmente aceptados como válidos. Por ejemplo, estas tres que están relacionadas con el trabajo, la creatividad y la productividad:

  • Distribución de las oficinas: la tendencia general en todos los lugares de trabajo son las “praderas” (open plan) porque se considera que fomenta el trabajo en equipo. Desde el punto de vista de alguien más introvertido, en realidad resulta contraproducente no disponer de un sitio más recogido y silencioso para trabajar: pero no sólo para los introvertidos, los estudios demuestran que las praderas generan más estrés e insatisfacción entre los trabajadores.
  • ¿Tormentas de ideas?: a pesar de su buena fama, las técnicas de brainstorming tienen poca efectividad. Como cita este artículo: “Décadas de investigación han mostrado con consistencia que los grupos de brainstorming generan muchas menos ideas que la suma total aportada por el mismo número de personas trabajando en solitario”. El problema está en que a pesar de que por la definición de brainstorming “todas las ideas son buena”, exponer una idea en público es difícil o directamente intimidante para alguien introvertido o tímido. Y por eso, las sesiones acaban dominadas por extrovertidos, que tienen más facilidad para exponer pero menos para la reflexión.
  • El mito del trabajo en grupo: en este punto hay que diferenciar el trabajo realizado por un grupo en el que cada miembro realiza una función específica del trabajo colaborativo entre varios; este último es el que no resulta efectivo. Varios estudios lo corroboran.

En conclusión, el libro demuestra que vivimos en un mundo pensado para extrovertidos, pero que no serlo no supone un defecto. Más aún, las capacidades de los introvertidos les hacen especialmente valiosos para desempeñar tareas que requieran de atención y reflexión (vale, esto es autobombo…). En cualquier caso, nunca está de más tener a mano el manual de instrucciones para saber cómo funcionan los introvertidos…

tumblr_lz1mrdBaW31qk20afo1_r2_1280

Imagen de Questionably Late

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s