Recetas para recuperarse de un pico de carga

El título del blog habla de ensayos y errores: obviamente no todo va a salir bien, y siempre va a haber días de esos en los que nada sale bien y no podemos cumplir nada de lo planificado. El problema es cuando eso pasa un día, el siguiente, el siguiente también… al final, las listas de tareas y los planes se convierten en una losa en lugar de ser una ayuda, y los días se alargan sin medida (y lo que es peor, sin que hagamos más cosas por muchas más horas que echemos).

Foto de topgold.

Una solución es, como dice tan gráficamente este artículo, declararse en bancarrota. Y eso es lo que he tenido que hacer yo, más de una vez, para poder recuperar el rumbo. Siguiendo el espíritu del blog, apunto aquí los pasos más importante, con la esperanza de que os puedan ayudar (y a mí, si tengo que volver a utilizarlos):

  • Tirar tareas: no se puede hacer todo, así que hay que hacer limpieza y quedarse con lo verdaderamente importante. Eso es más difícil de hacer que de decir, pero seguro que hay tareas que podemos eliminar (o traspasar, si vamos al último punto).
  • Empezar de cero: desechar un sistema antiguo (una lista de tareas o de proyectos) y empezar uno nuevo da un plus de ilusion por tener las cosas de nuevo ordenadas. Ojo, no se puede estar cambiando cada dos por tres, o si no en vez de hacer cosas hacemos listas…
  • Reducir las exigencias: los efectos de un pico carga serían casi análogos a los de una sobrecarga muscular haciendo ejercicio: se puede curar con reposo y sobre todo, no podemos volver al 100% inmediatamente. Lo mejor es ir aumentando la carga progresivamente. De la misma forma, en lugar de pretender volver a completar tareas como posesos, hay que limitarse. Hacer tres cosas al día (¡tres!) puede ser un triunfo, sobre todo si son tres cosas importantes.
  • Los demás están para ayudar: delegar es un mantra muy habitual en la gestión de proyectos… hay una línea muy fina entre delegar y soltar marrones, o controlar que las cosas se hagan y microgestionar; no voy a aventurarme a dar consejos sobre cómo hacerlo, cuando hay gente mucho más preparada. Lo que sí es seguro es que en momentos de necesidad, hay que apoyarse en la gente para salir adelante, aprovechar su inercia para soltar un poco de lastre y recuperar la forma.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s